Cambio de siglo, cambio de normas

20 Dic

Déborah Fernández Gonzálvez

El constante crecimiento económico de Elche, en la segunda mitad del siglo XX, ha estado íntimamente ligado a la industria del calzado, verdadero motor del avance ilicitano y uno de los referentes europeos de la producción de zapatos, pues concentra más del 40% de las empresas nacionales del sector. En los últimos años se está produciendo un proceso constante de diversificación de la economía local, con una mayor presencia del comercio, de los servicios a empresas y del turismo, pero también de la construcción, uno de los sectores más sólidos en la actualidad.

La industria del calzado es el verdadero motor de la economía ilicitana La industria zapatera ilicitana es líder en producción y exportación en España, a su vez, gran potencia europea en el sector, sólo superada por Italia. En Elche se alcanzó un volumen de producción en 2004 de 60 millones de pares, valorados en 913 millones de euros (un 39% de los producidos en España, donde se fabricaron 155 millones de pares valorados en 1.600 millones de euros). Un claro ejemplo de la vocación exportadora de los empresarios ilicitanos es que vendieron en el año 2004 al exterior 43 millones de pares de zapatos, por un valor de 702 millones de euros.

Según los últimos datos facilitados por la Asociación de Industriales del Calzado de Elche, el 40% de las empresas de calzado españolas se localizan en Elche (892 empresas) que emplean al 38% de la mano de obra del sector (17.000 operarios), según las estimaciones de la Asociación de Industriales del Calzado de Elche.
La industria del calzado está a la vanguardia de la tecnología. Esta industria camina hoy hacia una especialización productiva basada en el diseño, la calidad y la tecnología punta. Uno de los factores determinantes en este cambio es el avance que se ha producido en la industria de componentes, especializada en materiales y maquinaria. Surgida para dar servicio a las empresas del calzado, hoy es un sector muy competitivo en los mercados internacionales, que ha multiplicado sus exportaciones hasta alcanzar los 60,3 millones de euros de ventas al extranjero en 2004.

La industria de componentes presenta un alto grado de concentración territorial, pues aproximadamente el 50% de las empresas de la Comunidad Valenciana están en territorio ilicitano. Desde aquí suministran sus productos al resto de zonas zapateras españolas y también extrajeras. En poco tiempo, este sector ha conseguido una importante presencia internacional, basada en la investigación y el desarrollo de productos punteros y que marcan las pautas de la moda.

En este contexto de globalización, el sector del calzado ilicitano en su conjunto sigue a la cabeza de la actividad económica ilicitana, aunque vive un proceso de transformación permanente para adaptarse a la nueva realidad mundial.

El enfriamiento de casi todas las economías mundiales,especialmente de los países más representativos de la UE (los mejores clientes del calzado ilicitano), con su lógica repercusión en el consumo, así como la desfavorable relación euro-dólar USA, y la competencia internacional, sobre todo de los productores con unos costes de manufactura más bajos (China, la India y los países de la última ampliación de la Unión Europea), han influido en que la tendencia de las exportaciones sea descendente.

Esta bajada en los últimos años de las ventas internacionales,unida a la caída que sufren otros sectores también intensivos en mano de obra como el textil, el juguete e incluso el mueble o el mármol, han provocado que la provincia haya perdido el primer puesto en el ranking de la balanza comercial nacional. La transformación es vertiginosa, puesto que en 2001 la diferencia entre el número de pares exportados desde España superaba en 77 millones a los importados, mientras que al inicio del presente año la cifra es negativa (-1,7 millones de pares en los dos primeros meses del año).

Exportaciones

Las cifras exponen con claridad la evolución. En 2004 las empresas del calzado exportaron 108 millones de pares por valor de 1.754 millones de euros, de los que 1.154 millones partieron de compañías de la Comunidad Valenciana, lo que representa el 66% de las ventas exteriores españolas de zapatos, con un precio medio de 15,76 euros/par. Estos datos representan una disminución del 12% de pares y del 9,8% en valor respecto al año anterior. En esa misma anualidad las importaciones llegaron a 189 millones de pares, por valor de 1.145 millones de euros, de los que 390 millones de euros corresponden a la Comunidad Valenciana. La balanza comercial fue todavía positiva, con un saldo de más de 600 millones de euros. No obstante, se constata un incremento de las importaciones de un 45% en pares y de un 17,5% en valor. Las cifras ponen de manifiesto un descenso en el número de pares exportados, pero al mismo tiempo el precio medio ha aumentado un 5,3%.

Si analizamos las exportaciones de la Comunidad Valenciana por países, en el año considerado, Francia se sitúa como primer comprador de calzado por valor de 223 millones de euros. Reino Unido fue el segundo cliente en términos de valor con 182 millones de euros. Alemania quedó como tercer comprador con 153 millones de euros. Las ventas a Estados Unidos, cuarto en el ránking alcanzaron los 139 millones de euros. Las ventas a esta país sufrieron de nuevo una disminución durante el pasado año. Le siguen Italia con 62 millones de euros, Portugal con 55,6 millones de euros, Países Bajos con 40 millones de euros, Grecia con 30 millones de euros, Bélgica con 25,6 millones de euros y Méjico en el décimo puesto, con 17,8 millones de euros.

El peso específico se refleja en la exportación provincial. EL calzado se mantiene como el producto líder en las ventas al exterior desde hace dos décadas. De las empresas de Elche salieron hacia otros países 43 millones de pares de zapatos el pasado año (el 40% de todas las que se realizaron en España, y más del 95% de las que se produjeron en la provincia), con un valor económico de 702 millones de euros, el 63% de la cifra provincial.

Importaciones

Las compras de calzado en España se realizan fundamentalmente de los productores emergentes que además de competir por los mercados tradicionales, están introduciéndose en el mercado interno, de forma masiva, con gamas de bajo coste. El pasado mes de enero se produjo un hecho histórico en el sector, por primera vez las importaciones (casi 13 millones de pares) superaron a las exportaciones (algo más de 11 millones de pares). Esta tendencia había comenzado a tomar fuerza durante todo el año 2004, pero desde la incorporación de China de pleno derecho a la OMC, los porcentajes de compras de calzado amarillo se han multiplicado.

Respecto a las importaciones a la Comunidad Valenciana, por países origen, durante 2004, lideró las ventas China, con 121 millones de euros. El precio medio de importación fue de 2,75 euros/par. El segundo país proveedor fue Vietnam, con 60 millones de euros. Le siguió Portugal con 40 millones de euros, India con 22,5 millones de euros, Italia con 19,8 millones de euros, Brasil con 17 millones de euros, Malasia con 14,2 millones de euros, Indonesia con 13 millones de euros, Filipinas con 11,6 millones de euros y Rumania con 9,9 millones de euros, ocupó el décimo lugar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: