Huellas ocultas

10 May

El calzado siempre ha sido y es relacionado con la economía sumergida

Más de 170.000 millones de euros es la cantidad de dinero que se le escapa cada año a Hacienda en nuestro país, de los que 8.500 circulan por la provincia de Alicante, según datos de la asociación de técnicos financieros Gestha. La economía sumergida empaña cada año los números de casi todos los sectores manufactureros de la provincia pero, en especial, los del sector estrella, el calzado, donde más de 11.000 personas trabajan sin cotizar a la Seguridad Social, dejando así huellas ocultas.  Los sindicatos cifran este fenómeno en Elche en torno al 40% pero los expertos niegan su cuantificación. Realmente, ¿se puede cuantificar? ¿Cómo repercute este fenómeno en el sector?

En los domicilios particulares, en talleres clandestinos o en las propias fábricas. Éstos son los escenarios donde se desarrolla la economía sumergida en el sector del calzado ilicitano que con el actual panorama de crisis y precariedad, se ha visto incrementada y supone el 70% del empleo sumergido en la industria alicantina. Unos datos que para los sindicatos resultan muy preocupantes y alarmantes. “El presente de la industria del  calzado no es precisamente el más favorable para los trabajadores sino que es de los más desastrosos de las industrias manufactureras de España”, asiente Juan Antonio Macià, secretario general de UGT Elche. En este sentido,la Directora Provincialdela Tesoreríadela SS, Gema Gómez Magraner, resalta que “en el calzado ha habido mucha economía sumergida, pero con la crisis hay más todavía”.

Pascual Pascual, secretario general de CC.OO Elche, durante la entrevista

Asimismo, UGT y CC.OO consideran este fenómeno como una de las consecuencias de la crisis de los años 70, cuando los empresarios comenzaron sus estrategias para abaratar los costes. Según Pascual Pascual, secretario general de CC.OO Elche, a través de la descentralización productiva las empresas comenzaron a fragmentar el proceso productivo, comprando la materia prima fuera y despidiendo a trabajadores que posteriormente seguirían trabajando para la misma empresa pero en sus casas, como falsos autónomos. “Antes se hacía todo bajo la misma fábrica -cortado, aparado, mecánica, facturación y comercialización- pero llegó un momento en el que no se podía competir con los países emergentes y comenzaron a abaratar los costes y a cargarlos en la mano de obra”, explica Pascual. “La economía sumergida ha existido siempre, lo que hay ahora es una mayor preocupación debido a la crisis”, añade.

Así, con los orígenes de la economía sumergida flotando, algunos expertos niegan la posibilidad de cuantificación de este fenómeno. “Quien te diga una cifra te engaña porque si es economía sumergida cómo lo van a cuantificar. Es mucha, había mucha y habrá mucha pero no se pueden dar datos numéricos”, explica Antonio Martínez, economista. No obstante, otros como Josep-Antoni Ybarra, economista y experto en Economía Política Industrial, sí defiende una posibilidad de cuantificación aunque no le da mucha importancia ya que considera que “el problema no es el volumen, sino las condiciones en que impacta”.

Para estos expertos, la industria del calzado ha quedado enganchada al clandestinaje y lo consideran propio del tejido industrial, de la educación de nuestro país. “La economía sumergida es la válvula de escape que tiene la economía oficial. Este sector siempre se ha apoyado en la economía sumergida”, asiente Martínez. “Creemos en una cultura social, laboral donde el clandestinaje va con nosotros”, añade.

José Ors, ex secretario general de Asociación de Industriales del Calzado de Elche (AICE) y experto en el tema, también coincide en esa idea. “No la justifico, pero es algo consustancial a la educación que hemos recibido tanto en España como en los países de nuestro alrededor”.

El calzado ilicitano supone el 70% del empleo sumergido de la provincia

En primera persona

Asimismo, el trabajo clandestino lleva aparejado la vulneración de los derechos laborales y son miles los trabajadores ilicitanos que sufren explotación en el trabajo. Paco F. es un ex cortador de calzado que confiesa haber trabajado en la economía sumergida durante más de 30 años. Ahora, a sus 75 años, recuerda las penumbras que le hicieron pasar para ganar “cuatro duros”. “Trabajábamos hasta 70 horas semanales en épocas de mucha demanda y cuando no había trabajo, entonces nos mandaban a casa sin nada”, explica el ex cortador. “Nos metían a 50 personas donde deberían de estar 20, era angustioso, inhumano”, añade. Paco sólo cotizó a la seguridad social en sus últimos años como cortador lo que le condenó a recibir una mínima pensión.

Según los expertos, los trabajadores que han trabajado y trabajan en la economía sumergida tienen que seguir el

Mercedes Torres, aparadora, trabajó en las fábricas siendo una niña

ritmo que les marca la empresa, con salarios pobres, en condiciones precarias, y soportando, además el coste de luz y máquinas  en el caso del trabajo a domicilio como le ocurre a la mayoría de mujeres que trabajan en el aparado del calzado, una de las labores del sector que más ha sufrido y sufre este fenómeno. Mercedes Torres, profesional del aparado, confiesa haber trabajado siendo una niña en las fábricas del calzado de Elche, sin ningún tipo de condiciones. “Era normal ver a niños de 8 de la mañana a 9 de la noche en la fábrica trabajando. Entonces ahora te encuentras con muchas personas que no tienen nada cotizado a la seguridad social y han trabajado muchísimas horas, y muchas que han estado en empresas y tampoco han estado en condiciones”, explica.

Así, Josep-Antonio Ybarra confiesa que la mayoría de las empresas del sector están involucradas en este fenómeno y que las pocas que quedan sanas finalmente son arrastradas. “Es un cáncer que se va extendiendo”, asegura.

Pero, realmente, ¿qué supone para estas empresas trabajar así? Según este experto en Economía Política Industrial, para las empresas supone poco, es su forma habitual de trabajo y no se sienten culpables ni provocadores del tema. “La forma normal de un chico es trabajar en oculto, la forma normal de una mujer es trabajar en oculto y la forma normal de un hombre es trabajar de forma rotatoria en un marco de contratos intermitentes de 3 meses al año. La cultura del trabajo y del sistema es ese”, explica.

¿Solución?

Más de 11.000 personas sin cotizar a la seguridad social y unos 8.500 millones de euros que circulan por la provincia ajenos a los ojos de Hacienda. En la provincia cada vez son más las huellas ocultas que deja este fenómeno. Realmente, ¿existe alguna solución? Los propios trabajadores se muestran optimistas, como la aparadora Mercedes Torres que destaca como una posible solución que el empresario reinvierta más en su empresa y asegura que seguirán luchando.

Antonio Martínez, economista

Asimismo, los sindicatos piden a los consumidores que exijan que sus compras estén en las condiciones adecuadas. “El consumidor español debe exigir que lo que paga sea lo que compra. No puede estar comprando productos fabricados en países como China ola Indiay pagando precios dela ComunidadEconómicaEuropea. Eso es una estafa, tanto al gobierno como al propio consumidor”, explica Juan Antonio Macià, secretario general de UGT Elche. “La solución del calzado es que desaparezca en un 80% y quede un 20% del tejido industrial sano y no un 100% enfermo, porque esto está envenenando otros sectores de alrededor”, añade.

No obstante, para los expertos, acabar con la economía sumergida en el sector es una fantasía como declara Josep-Antoni Ybarra. “Erradicar la economía sumergida es una utopía, lo que sí es posible es tratar de mejorar las condiciones en las que trabaja la gente”, asegura. En este sentido, el economista Antonio Martínez también se muestra tenaz. “Es muy difícil, nunca se ha podido superar la economía sumergida pero ni en el calzado ni en cualquier sector. No se ha conseguido, ni se conseguirá. Hay que seguir luchando pero no desaparecerá nunca”.

 

 

Artículos de contexto: 1. Pisando la salud; 2. Los escondites del dinero; 3. Entrevista a Josep-Antoni Ybarra, experto en Economía Política Industrial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: