El último apoyo al Calzado

10 Jun
Trabajadores del caLzado / El Mundo

El fenómeno de la globalización que trajo consigo excedentes de mano de obra se ha traducido, con la recesión económica, en 13.000 trabajadores del calzado en desempleo en el sector del calzado. Es por ello por lo que el Gobierno de España diseñó el Plan de Apoyo al Calzado, Componentes, Curtidos y Marroquinería que, presentado en 2007, no tuvo eficacia jurídica hasta febrero de 2009. El objetivo de estas medidas era mejorar la condición socio-laboral de los trabajadores del sector que habían perdido su empleo. La vigencia de este plan expiró el pasado mes de febrero. Unas medidas que, según FICE, ni beneficiaron ni perjudicaron porque las mejorías y los empeoramientos del sector dependen de la evolución de los mercados y las estrategias empresariales.

La base de este plan de apoyo la encontramos en el Consejo Europeo de Diciembre de 2005 en el que se decidió la creación de un Fondo para atender a los trabajadores despedidos y ofrecerles planes de reciclaje profesional y la búsqueda de empleo. A partir de este momento, el Gobierno de España diseñó, en primer lugar, un Plan para el sector textil debido al gran número de trabajadores y despidos que había sufrido. Según Javier García Lillo, Secretario Gral de FICE, “este plan se saldó con un rotundo fracaso, del mismo modo que el del calzado, el mueble o el juguete, que tampoco alcanzaron ninguno de los objetivos previstos, siquiera mínimamente”.

El economista ilicitano, Antonio Martínez / caLzados

El sector del calzado ha contado con diferentes medidas como el Plan de Reconversión o el Plan de Reindustrialización pero las empresas no se han acogido a ellos. Según el economista Antonio Martínez, “es un sector que ha afrontado de forma propia sus propios procesos de reestructuración, por ejemplo, la denominada descentralización productiva del calzado que se inició a finales de los años 80 del siglo pasado”.

Los especialistas en calzado como el periodista de La Verdad, Gaspar Macià, cree que este tipo de medidas no han funcionado porque “como el sector ha ido dando muchos alti-bajos no ha merecido el apoyo o interés de las administraciones como otros sectores y porque el calzado ha ido marcando sus propios ritmos”.

El Plan de Apoyo que tenía como finalidad impulsar o reactivar el sector, “no benefició ni perjudicó, quizás la única medida que tuvo efecto fue la bonificación en un 50% de las cuotas empresariales a la Seguridad Social para aquellos trabajadores que reuniesen requisitos como tener 55 años (hasta diciembre de 2009), unos plazos de permanencia en la empresa del sector, etc”, asegura García Lillo.

Recorte de prensa sobre el Plan de Apoyo en el Información. 17 mayo 2007 / caLzados

En efecto, las condiciones de los trabajadores no se han visto modificadas con respecto a como estaban antes de aprobar este plan. Esta es una de las principales críticas que ha recibido pues no ha cumplido su objetivo: aliviar la situación de los trabajadores del sector perjudicados por la crisis y la globalización. Una de las causas, según el Secretario General de FICE, son “las condiciones impuestas por el Ministerio de Trabajo que eran tan estrictas que era imposible cumplirlas”.

El calzado, al ser un sector individualista e independiente, no ha contado con tanto apoyo por las diferentes Administraciones Públicas, pero “sí ha conseguido utilizar una serie de medidas generales que le han beneficiado, en mayor o menor medida, fundamentalmente en materia de apoyo a las exportaciones, la apuesta que se ha hecho por el INESCOP como centro avanzado de investigación en el sector o la defensa de las famosas medidas de protección a nuestro calzado”, asegura Martínez.

El Plan de Apoyo, en Elche

El Ayuntamiento de la ciudad colaboró en la organización del texto del plan que se firmó en octubre de 2007, en presencia de los entonces Ministros Caldera y Clos, Trabajo e Industria respectivamente. Excepto esta actuación, el Consistorio ilicitano no ha intervenido más en el desarrollo del Plan. Respecto a esto, García Lillo comenta que “tampoco tenían competencias para ello, en honor de la verdad”.

A pesar de ser el calzado el sector industrial por excelencia de la ciudad, los políticos lo han apoyado con la aprobación de medidas pero tampoco “de manera muy concreta”, según Macià, “han hablado más que han hecho”. Sin embargo, para Antonio Martínez, “a nivel local las competencias en materia de industria no existen, salvo el tema de fomentar la actividad económica, dando facilidades para la implantación de empresas, y la promoción de suelo industrial”.

La solución que proponen los expertos es crear un marco legal para favorecer la creación de empresas y empleo por parte de la iniciativa privada. “Sólo si hicieran esto, sin crear obstáculos, ya sería un gran éxito”, concluye Martínez. En lo que confían todos los actores del sector del calzado es en la evolución de los mercados, sus economías, las estrategias empresariales y el esfuerzo conjunto de empresas y trabajadores puesto que son los artífices de la evolución positiva o negativa del sector. Características que deben ir encaminadas hacia la internacionalización a pesar de la difícil situación económica que está sufriendo la economía española.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: